top of page
  • Foto del escritorEduardo Chocano Ravina

Los escritores del hambre (1)

Por Eduardo Jesus Chocano Ravina

Un Filósofo Más



Este texto fue publicado originalmente en la antología “Un artista del hambre viene a Perú” de Editorial Autómata y antologada por Eduardo Pucho Verdura.


En los últimos decenios, el interés por los ayunadores ha disminuido muchísimo. Antes era un buen negocio organizar grandes exhibiciones de este género como espectáculo independiente, cosa que hoy, en cambio, es imposible del todo. Eran otros los tiempos. Entonces, toda la ciudad se ocupaba del ayunador; aumentaba su interés a cada día de ayuno; todos querían verlo siquiera una vez al día; en los últimos del ayuno no faltaba quien se estuviera días enteros sentado ante la pequeña jaula del ayunador. Franz Kafka



Les quiero consultar antes de partir con el desarrollo del presente texto si alguno escuchó por lo menos una vez en sus vidas la siguiente pregunta: ¿Dé que vas a vivir?


El cuento de Franz Kafka “Un Artista del Hambre” fue publicado en 1924 y el tema central de la obra resulta vigente hasta hoy en día: El desconocimiento de la vida del otro. Pasamos nuestra vida evitando el sufrimiento. Cuando este nos alcanza, buscamos algún medio para olvidarlo. Para ello contamos con la vida de otra persona 


Un partido de futbol, un concierto y una obra de teatro son algunos medios en los cuales observamos a otras personas con el fin de distraernos de nuestra rutina. Solo que, en los casos anteriormente mostrados, nos interesa ver el éxito de los artistas y no un resultado negativo en el desarrollo de sus actividades ¿Pasa lo mismo cuando nos fijamos en los desconocidos? 


La Catarsis es un concepto que nace del teatro griego que es la purificación del alma cuando observamos las desgracias ajenas. Esto se debe a que, al observar el sufrimiento de otros, nos alegra saber que ese dolor no lo pasamos nosotros. Ello explica por que las personas se alegraban de rodear al “Artista del Hambre” sin siquiera buscar conocer su situación. Después de todo, si no tengo algún afecto hacia él, ¿por qué me tomaría el tiempo de conocerlo y saber por qué ayuna? 


Imaginen encontrarse a José Santos Chocano dando uno de sus grandes discursos en la Plaza de Armas de Lima rodeado de diversos individuos. Desde políticos hasta vendedores ambulantes lo rodean a fin de escuchar sus versos y comentarios sobre su interpretación de la realidad. Seguramente luego de la charla sus obras fueron adquiridos por la mayoría de los oyentes. 


¿Se imaginan si yo realizo algo similar? No demoraría mucho en que aparezca un video en alguna red social tildándome de loco o haciendo burla sobre mí con el fin de sentirse mejor con sus vidas a costa de la mía. Claro está que mi libro ganaría notoriedad por ser la obra escrita por el loquito del centro. Por lo que, ninguna publicidad resulta mala si el fin es darse a conocer.


Sin embargo, existe algo que considero vuelve iguales a los grandes escritores reconocidos nacional e internacionalmente con los no reconocidos, todos escriben y buscan notoriedad para evitar el hambre. El escritor ofrece sus intimidades a cambio de un reconocimiento y que se conozca su comprensión de la vida. 


Como se indica en la canción Rey Ahogado, “Mi catarsis, tu entretenimiento”. Respondiendo la pregunta inicialmente planteada, ¿de qué vas a comer? De ofrecer mi vida como un medio de entretener a fin de tener que comer. 


(1)  Quiero resaltar que el presente texto parte de una visión sobre la vida y lucha del escritor por vivir de su arte en base a ideas obtenidos del cuento “Un Artista del Hambre”. Por lo tanto, los comentarios resultan totalmente provenientes de una visión deprimista sobre el accionar del artista. 

(2)  Estudiante de derecho en la Universidad de Lima y de filosofía en la Universidad TECH. Escritor del libro “El Café de Cada Mañana”. Posee artículos publicados en autoría y coautoría en Derecho Constitucional, el Derecho y las Nuevas Tecnologías, y filosofía aplicada. Correo de contacto: ejchocano@gmail.com



Comments


bottom of page