top of page
  • Sol Pozzi-Escot

Linda Ronstadt: Una verdadera artista total

Estrella pop, rockera, baladista, mariachi...lo único que pudo detener a Linda Ronstadt fue un diagnóstico de Parkinson en el 2013 que le arrebató la capacidad de cantar.



Cuando pensamos en cantantes versátiles, varios nombres pueden surgir. El primero, definitivamente, es Madonna. Pero la de Madonna es otro tipo de versatilidad: es jugar con los talentos que ya posee para crear diferentes ritmos, nuevas estéticas y nuevas maneras de chocar al mundo. Todo esto, dentro del ámbito del pop. Si pensamos en cantantes más recientes, está el caso de Lady Gaga, que durante un buen quinquenio supo mantenerse en boca de todos por sus camaleónica propuesta artística.


Pero hay una artista que, si bien no necesariamente ha gozado de los niveles de éxito y popularidad de la reina del pop y la ganadora del Oscar por "Shallow", ha significado la prueba viva de que la reinvención debe ser total. Linda Ronstadt no se dedicó a llevar un solo género a sus límites, experimentando dentro de las barreras del mismo, sino que saltó de un género a otro con una magistralidad jamás antes vista y que probablemente no volvamos a ver.


Una cuna musical

Linda nació en Tucson, Arizona, en 1946, en el seno de una familia multicultural. Su padre, de ascendencia mexicana y alemana y su madre, de ascendencia inglesa y holandesa fueron quienes, junto con su abuelo, la adentraron al mundo de la música desde muy temprana edad. Mamá tocaba el ukelele y papá la guitarra. Su abuelo era inmigrante mexicano con grandes talentos musicales. La mesa estaba servida.



La estrella pop

Después de muchos años de intentos y fracasos, Linda finalmente logró el éxito mainstream durante los años 70 como solista. Con una impresionante voz, capaz de rasgar el alma y a la vez acariciar la mejilla con una sola nota, Linda lo tenía todo. Sería pacato no mencionar su belleza, la fineza de sus rasgos, su pelo oscuro, ondulado y abundante, y esos ojos que se debatían entre la inocencia y el atrevimiento, fueron la fórmula perfecta para que Linda se ganara al público y alcanzara el número 1 en el Billboard Hot 100 en el año 1973, con el himno "You're no good", una declaración de empoderamiento antes de que estuviera de moda.


Blue Bayou

"I'm going back someday

Come what may

To Blue Bayou

Where the folks are fun

And the world is mine

On Blue Bayou"


Estas son algunas de las desgarradoramente melancólicas líneas que Linda canta en Blue Bayou, canción que, por cierto, también fue cantada por Roy Orbison, quien, no obstante, no logró en lo absoluto la emoción que logra Linda. Blue Bayou es una canción sobre la nostalgia, sobre el saber que el tiempo pasado nunca volverá, que las felicidades de antaño se esfumaron, pero igual decidir soñar con ello. Sabes que nunca volverás a tu lugar feliz, pero algo debe motivarte en esta vida para seguir adelante. Quizás el sueño de volver a ser feliz haga la vida más fácil. Blue Bayou alcanzó el tercer puesto en el Billboard.



Durante la década de los 70, es decir en un contexto en el que competía con cantantes de la talla de Debbie Harry de Blondie o Stevie Nicks de Fleetwood Mac, así como Grace Slick de Jefferson Airplane, Linda supo alzarse como la más grande de todas. La revista Dirty Linen, una de las más relevantes de la época, catalogó a Linda como "la primera verdadera superestrella femenina del rock 'n' roll... llenando estadios con una serie de álbumes megaexitosos." Es decir, más grande que las ya mencionadas, más grande que Tina Turner, más grande que Janis Joplin, Patti Smith y un largo etc.


Portada de Mad Love (1980)


Más Blondie que Blondie


Fines de los 70, inicios de los 80. Linda comprendió que debía adaptarse a los tiempos para no caer en el olvido, como sucedió con otras de sus contemporáneas. Su disco de 1980, Mad Love, fue un éxito total, inclinándose hacia un sonido más rockero y contemporáneo, con coros estridentes y una interpretación vocal que se alza hasta lo más elevado de los cielos, el disco fue bien recibido por la crítica.


Un crítico, cabe resaltar, dijo que Linda Ronstadt fue más Blondie que Blondie, o sea que su sonido, si bien seguía las tendencias de la época, era mejor que el de su competencia. Mad Love es un disco completo que también muestra aspectos vulnerables de Linda, como en la canción Can't Let Go.


Opera: el reto superado


La voz de Linda no se prestaba para la opera, pensaban. Pero ella demostró lo contrario. En 1984 participó en la producción de "La Bohème" , dirigida por Peter Sellers, con un enfoque urbano, donde Linda supo adaptar su voz y su falta de entrenamiento técnico en el género de la opera para ofrecer una performance totalmente novedosa y muy propia. Éxito.


Linda con el elenco de La Boheme


Lo que nunca nadie se atrevió a hacer


En el 2022, la cantante norteamericana de ascendencia ecuatoriana Christina Aguilera lanzó dos rancheras: La Reina y Cuando me dé la gana. Las canciones, para desgracia de la gran vocalista, no fueron muy bien recibidas por los más puristas seguidores del género, quienes criticaron su pronunciación y su fraseo. Además, un lanzamiento como el de Aguilera, en pleno 2022, ya no sorprende a nadie: todos los cantantes en inglés han incursionado en el mercado latino y ya nada es considerado como verdaderamente innovador.



Linda abrió esa puerta en 1987 con el disco Canciones de mi padre, una colección de rancheras y mariachi que sorprendió al mundo entero. Si en sus trabajos anteriores, la voz de Linda transmitía ríos de emoción, en Canciones de mi padre su voz inunda el universo con una melancolía trágica y resignada.



Por un amor

Me desvelo y vivo apasionada

Tengo un amor

Que en mi vida dejó para siempre amargo dolor

Pobre de mi

Esta vida mejor que se acabe

No es para mi


Canta Linda en la canción Por un amor, con un acento perfecto, que en ningún momento revela sus orígenes anglo. Este disco fue revolucionario. No solo por su apabullante éxito comercial - se convirtió en el álbum de música no inglesa más vendido en la historia de los Estados Unidos en ese momento, abriendo el mercado de música en español al público de habla inglesa décadas antes que los que creen estar haciéndolo por primera vez- sino por el impacto cultural que tuvo.



El álbum jugó un papel crucial en el aumento de la visibilidad y el aprecio por la música folclórica mexicana en la cultura mainstream estadounidense. En una época donde la música latina estaba ganando más reconocimiento en los Estados Unidos, "Canciones de Mi Padre" sirvió como un puente cultural importante. En cada una de las trece canciones de este disco, Ronstadt sigue al pie de la letra la técnica para cantar el género, trabajando con músicos experimentados y así rindiendo homenaje no solo a su padre, sino a todos los mexicanos que vinieron antes que ella y aquellos que vendrían después. Es un testimonio concreto de una tradición. En total, Linda publicó tres discos de mariachi.



Una carrera que perdurará por siempre


Linda Ronstadt lo hizo todo. Todo. Además de lo ya mencionado, hizo excelentes discos de género country en colaboración con Dolly Parton y Emmmylou Harris, así como también rock & roll clásico en colaboración con Chuck Berry. Y no solo eso: también se consagró como baladista con el éxito Don't know much, que llegó al número 2 en el Billboard. Una voz inagotable, una fuente de armonía, de emoción, de entrega al arte. Un verdadero instrumento multifacético que vino al mundo para deslumbrar y conmover.



Pero la vida es dura. La vida es injusta. En el año 2013, Linda anunció que había sido diagnosticada con Parkinson, una enfermedad que empezó limitando sus movimientos y terminó por arrebatarle toda capacidad de cantar. Su voz, hoy, es un tesoro escondido en las profundidades de un mar que, por buena ventura, sirvió de consuelo y fuente de gozo para millones de personas durante décadas. Nadie le quita lo bailado.


Y quiero morir cantando

Como muere la cigarra


Entonaba apasionadamente Linda en la canción La Cigarra del disco Canciones de mi padre. Eso no pasará. Linda no morirá cantando, porque la vida es cruel. Pero Linda y su voz no se apagarán nunca. Linda brillará por siempre en el firmamento de las más grandes estrellas de la historia de la música. Hoy, no tiene nada que demostrar. Ya lo hizo todo.




コメント


bottom of page