top of page
  • Foto del escritorSol Pozzi-Escot

Ángel Gavidia: "Me hice un experto en soledades"

El reconocido escritor nacido en el distrito de Mollebamba, provincia de Santiago de Chuco, La Libertad, es un referente de la escritura de cuento corto y poesía en nuestro país. Su lenguaje, marcado por un manejo riguroso de las palabras y la observación de aquello que nos hace humanos, es un testimonio de la más fina búsqueda literaria. Es uno de los escritores invitados de la Feria del Libro de San Borja. Conversamos con él.



Según su experiencia, ¿en qué radica el reto en la escritura de un cuento corto por oposición a uno más largo?


Sospecho que debe ser la urgencia de no ahogarse; de que, a nado, llegues a la otra orilla todavía respirando, o la obsesión por llegar prontamente al blanco. Soy un corredor de 100 metros planos. Algo psicológico debe haber en mí que me empuja a decir en muy pocas palabras lo que quiero decir. Tengo también poemas de una línea. Un amigo me decía que caminaba hacia el silencio. Quizás para consolarme yo pensaba que debo tener alguna habilidad para llegar rápidamente a lo más sonoro de la palabra.


Además de escritor, usted es médico de carrera. ¿Existe un vínculo entre ciencia y literatura?


Los médicos y en especial los clínicos, solemos repetir la frase de Terencio: Nada de lo humano me es ajeno. Bueno, la literatura nos lleva a otra forma de conocimiento, a retratar lo que no puede captar la ciencia. Y eso es lo interesante: iluminar esos laberintos tan oscuros, por ratos tan inaccesibles de que está hecho el Hombre.


Respecto a su creación literaria, ¿El humor es para sus personajes una forma de supervivencia? ¿También lo es para usted?


Tengo fuertes raigambres campesinas. Y los campesinos de mi pueblo manejan mucho humor, mucha ironía. Augusto Higa, en una carta, me dice que mis cuentos están afincados en el mundo del “cuento popular , sumamente corto, de raíces orales que explotas bien y a tu medida”. La literatura, en general, es una tabla de salvación.


¿Qué impacto ha tenido su infancia, el lugar donde creció, en su obra tanto en poesía como en cuento?


Alguna vez leí una entrevista a Luis Alberto Sánchez en donde decía que el hombre era lo que le había dado o negado su infancia. No hay duda de la influencia de ella en lo que escribo. Tanto que es casi como mi veta. Bueno y guardando las distancias, claro, si Vallejo no hubiera nacido y vivido en Santiago de Chuco su poesía hubiera sido muy diferente, no sé si tan grande.


Usted forma parte del grupo Greda y del Frente de Escritores de La Libertad. ¿Cuál es la importancia de la comunidad entre escritores para usted?


Aporta, en esa ecología tan especial de la creación, la fraternidad, el apoyo, la confrontación con toda la buena leche del mundo, quiero decir la necesaria crítica. Conocí el trabajo en grupo en Cajamarca, cuando hacía el equivalente al SERUM actual, el SECIGRA. Allí Integré el Grupo “Raíz Cúbica” liderado por Bethoven Medina; en Trujillo encuentro a “GREDA” cuyo integrante más distinguido fue el médico psiquiatra Erasmo Alayo Paredes, tempranamente desaparecido, cuya obra impresa e inédita viene exigiendo justicia desde hace muchos años. Y como GREDA, con objetivos gremiales y culturales, integramos el Frente de Escritores de la Libertad.


Por otro lado, ¿Cuál es la importancia de la soledad para un escritor?

En mi caso fue mi tema. Me hice un experto en soledades. Por momentos creí que la soledad era lo único real que existía. Se concretaba como un bloque de hielo en esos pacientes desahuciados, por ejemplo, o en las grandes despedidas. Pero la soledad también tiene una parte que propicia el encuentro contigo mismo, es decir la cosecha solitaria de lo que vienes sembrando y lo que luego mostrarás: la proteica soledad.


¿Cree que la literatura tiene inevitablemente una dimensión de reivindicación social?


Creo que el hombre, aun cuando individuo, está atado indisolublemente a la sociedad, a la humanidad. Y ese reflector que es la literatura iluminando sus oscuridades conlleva una buena parte de “reivindicación social”. No hay forma de hacerle el esguince porque es una simbiosis.


Usted participó de la Feria del Libro de San Borja, donde La Libertad es la región invitada. ¿Cree que estos eventos permiten acercar más a los peruanos a pesar del clima de división que se vive hoy?


Mi participación fue el domingo 26 a las 7pm. Y todo evento que permita un intercambio de ideas, que propicie escucharnos contribuye a conocernos y aceptarnos. Somos más parecidos de lo que creemos.


147 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page