top of page
  • Foto del escritorVíctor Andrés García Belaúnde

Prensa e Historia

19/02/2023 - ContraPoder (Diario Expreso)


La prensa ha jugado un papel muy importante en los conflictos tanto internos como externos de nuestro país y ha informado a la opinión pública en muchos casos, de acuerdo a sus posturas políticas e intereses. Pocos son los diarios peruanos que tuvieron imparcialidad, recuerdo uno de ellos en los años 80, “El Observador” dirigido por Pablo Truel, que actuaba con independencia y objetividad.




En el siglo XIX se informó sobre la revolución fallida de los hermanos Gutiérrez en 1872, siendo “El Nacional”, “El Comercio” y “La Patria” los diarios que detallaron los terribles sucesos y la ejecución de los Gutiérrez por el populacho. El diario “Correo del Perú” al año de estos trágicos sucesos hace un balance sobre el gobierno de Balta, poco respetuoso de la libertad de prensa, y no obstante ese conflicto entre los diarios y el gobierno, se determinó lo brutal e innecesario de las muertes, porque, además, nos presentaba en el exterior como un pueblo incivilizado.


En 1879 había uniformidad en criticar a Chile, los diarios daban la noticia en forma sensacionalista y todos en conjunto querían la guerra, sobre esto el plenipotenciario peruano José Antonio de Lavalle escribió: “¿Quién no estaba en Lima por la guerra? la masa del país por patriotería, por novelería, por impulso ajeno. Órganos de esta general aspiración eran los diarios de Lima… ávidos de ruido, se preocupaban menos del interés de nuestra política que de su edición. Buenos y malos, por diferentes motivos, pero con el mismo ardor, todos deseaban la guerra”. Aunque pocos meses después criticaron la deserción del mando supremo del presidente Mariano Ignacio Prado.


En el siglo XX la prensa estaba más consciente de su rol, allí están los destapes de “El Comercio” cuando publicó los acuerdos secretos Abadía- Méndez - Herbozo entre Colombia Chile y Ecuador que fueron hallados por Alberto Ulloa Cisneros en una trama contra él Perú (1909). O también el mismo diario cuando publicó los cablegramas cursados entre la cancillería peruana con la chilena (1912) para aplazar el plebiscito sobre Tacna y Arica a 1933. Estas publicaciones paralizaron los acuerdos que iban a afectar nuestra soberanía.


Llama la atención el silencio de la mayoría de la prensa ocurrida en las dictaduras de Leguía, Benavides y Odría pero en el velascato se dio el zarpazo final confiscando los medios de comunicación por D. Ley N° 20681 designándose a los nuevos directores que tomaron los diarios, Héctor Cornejo Chávez en El Comercio; Walter Peñaloza en La Prensa; Alberto Ruiz Eldredge en Expreso; Hugo Neira en Correo; Augusto Rázuri Seminario en Ojo y en Última Hora, Ismael Frías Torrico. Todos estos medios fueron devueltos a sus dueños por el presidente Belaunde en 1980 quien no quiso dormir su primera noche en Palacio si antes no devolvía los medios de comunicación a sus legítimos propietarios.


El periodismo ha demostrado ser una labor de riesgo cuando se investiga y se pretende llegar a la verdad, los mártires son muchos y durante el terrorismo muchos más como los de Uchuraccay, pero antes están los esposos Antonio Miro Quesada y María Laos dueños de El Comercio, que fueron asesinados el 15/5/1935 por el aprista Carlos Steert Lafont. Y se le suma Francisco Graña Garland quien era director del diario La Prensa que por hacer campaña contra el régimen de Bustamante y el Apra muere asesinado el 7/1/1947 a manos de los dirigentes apristas Alfredo Tello Salavarría y Héctor Pretell Cabosmalon,


La oscuridad de la prensa peruana sufrida en el gobierno de la dictadura militar (1968-1980) se repitió en el fujimorismo cuando en los vladivideos vimos desfilar en la sala del SIN a varios dueños de canales de TV que recibieron grandes cantidades de dinero por someter su línea editorial.


En el siglo XXI, la situación era casi normal con los gobiernos constitucionales, pero apareció lo que se llama “publicidad estatal”, algo que muchos medios de comunicación no querían perder ante la ley N° 30793 que la eliminó. Mi posición fue expresada largamente en el debate parlamentario planteando otro método y no eliminarla totalmente, buscando la regulación y evitar que muchos medios dependan de los recursos de la publicidad estatal. Por eso se dijo que el apoyo a la disolución del Congreso fue causado entre otros por aquella ley. Cuando se vacó a Vizcarra y asumió la presidencia Manuel Merino los ataques al nuevo gobierno fueron masivos, y muchos medios acompañaron a la turba a los domicilios del presidente y sus ministros.


Por eso sigue vigente la frase de Luis Miro Quesada de la Guerra, uno de los grandes directores de “El Comercio”: "El periodismo puede ser la más noble de las profesiones, o el más vil de los oficios”.


238 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page