top of page
  • Foto del escritorValeria Burga

Conflicto interminable

La relación entre el Congreso y el Ejecutivo siempre ha sido tirante. Sin embargo, la moción de vacancia se convirtió en un arma que desencadenó ataques por parte de ambos bandos. Antes existían dudas sobre alcanzar los 52 votos requeridos para su aprobación, pero, en esta ocasión, las marcas verdes se sumaron al cuestionamiento de la incapacidad moral de Pedro Castillo. Parece que ha llegado la hora de enfrentarse sin objeciones ni excusas.



No sorprende que nuestro sector político esté exento de liderazgo. Lamentablemente, de la mano del profesor, llegamos a la cumbre de la incompetencia. En el Perú predomina la desinformación, pero también existe hambre de populismo. Para la mayoría, el palabrerío proselitista es sinónimo de legitimación y unidad. La corrupción, las injusticias e incongruencias de la clase política a lo largo de nuestra historia, hicieron que perdamos el interés y nos dejemos llevar por quien vende las ideas más embellecidas; pese a que sean erróneas.


Quizá esta vez el Presidente de la República al fin responda por todo lo que se le acusa, no obstante, la inestabilidad prevalece. Este régimen catastrófico se mantendrá así esté o no Castillo en el sillón de Pizarro. Incluso si llega el día en que Perú Libre sea borrado del mapa —lo cual me encantaría—, tomaremos otra decisión amenazante en cuanto a un Congreso improductivo o un Ejecutivo infame. La democracia existe, pero nos encargamos de demolerla. Llegará el día en que ya no sea un bálsamo en medio de una guerrilla.


263 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page