top of page
  • Foto del escritorRedacción

No tomaron nada: fracasan marchas contra el gobierno

La autoproclamada 'Toma de Lima', anunciada como la protesta definitiva contra el gobierno de Dina Boluarte desde hace meses, ha perdido el respaldo popular, según reconocieron sus organizadores en diversas regiones. Acusaciones de falta de apoyo económico entre ellos mismos han surgido, y en consecuencia, han instado a los ciudadanos capitalinos a dejar de trabajar y unirse a la marcha, pero la abrumadora mayoría ha decidido continuar con sus labores habituales.



Algunos líderes de regiones como Eleuterio Collori de Puno lamentaron no poder asistir debido a compromisos urgentes en sus localidades. Lucio Callo Callata, afiliado anteriormente al grupo Movadef y ahora parte del "Comité Nacional Unificado de Lucha del Perú", criticó a otros líderes como Collori, Félix Suasaca y Brígida Curro, acusándolos de entablar diálogos con el gobierno de Dina Boluarte.

Dos meses atrás, diversos gremios solicitaron la exclusión de Callo y otros vinculados a Sendero Luminoso para evitar que la protesta política fuera aprovechada por grupos violentos.

El presidente de la Asociación de Movimientos Regionales del Perú, Freddy Vracko, uno de los convocantes de la 'Tercera Toma de Lima', admitió que la manifestación no ha logrado la logística esperada y reconoció la falta de apoyo financiero. Sin embargo, su llamado a los limeños y transportistas para que se unan a la marcha no ha sido escuchado, ya que muchos gremios, incluida la Cámara de Comercio de Lima y los emprendedores, han declarado que trabajarán normalmente en ese día.

Desde Junín, el Parlamento de Pueblos Indígenas del Perú - PAI ha condenado cualquier acto de violencia, reclamando que el Poder Ejecutivo continúa excluyendo a su sector poblacional. Desvinculándose de posturas políticas específicas, rechazaron la manipulación de los pueblos originarios por grupos de izquierda violentista para la 'Tercera Toma de Lima'.

Aunque el diálogo ha sido una estrategia exitosa para evitar la violencia, algunos agitadores que no lograron convocar a personas para la marcha en Lima, están llevando a cabo bloqueos de carreteras y otras acciones de fuerza en sus regiones, como en Cusco y Arequipa, donde se anunció la suspensión de clases escolares para proteger a los niños y adolescentes.

262 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page