top of page
  • Foto del escritorSolange García

¿Por qué ser un voluntario?

Hacer voluntariado es una experiencia que todos deberíamos de pasar. Más allá de tenerlo como una actividad extracurricular que le da cierto brillo a tu cv o por la etiqueta socialmente aceptada que recibes cuando hablas sobre eso. Hacer voluntariado es una experiencia grandiosa y sobre todo gratificante por el hecho de saber que tienes el poder, brevemente, de cambiar la sociedad en la que te desarrollas.


Actualmente existen varios voluntariados educativos, ambientales, animalistas o sociales en los que puedes formar parte. No importa a cuál quieras pertenecer, estoy segura de que vas a conocer gente genial que comparta contigo la misma calidez y ganas de hacer un cambio e incluso vas a tener una perspectiva distinta de la realidad cuando termines de hacerlo, aunque me atrevería a decir que es una cuestión de perspectiva; la vida siempre ha sido injusta y la mayoría de personas, por algún motivo absurdo, tiende a auto sabotearse o es conformista y no logra salir de ese círculo vicioso o pierde grandes oportunidades. Creo que hasta cierto punto todos los somos, pero también creo que hay gente que de verdad lo intenta y ese es el motivo por el que tienen un chaleco o alguna credencial que dice “voluntario” y se encuentran haciendo exactamente lo mismo que tú: buscan un cambio porque ver la misma situación todos los días es agotador, leer las mismas historias es frustrante, escuchar las mismas quejas es odioso. Hasta que en un punto dices; basta.



¿Qué clase de sociedad estamos teniendo?, los distritos más pobres se llenan con animales abandonados, la educación es costosa, los valores se han perdido, la basura rebalsa en algunos distritos y la calidad de vida disminuye, pero lastimosamente, el peruano promedio está acostumbrado a ir en el bus quejándose de la suciedad del país mientras se deshace de la basura de su bolsillo por la ventana.


No somos perfectos, lo sé, pero la vida tampoco es una competencia para ver quién comete más errores y cuántas nuevas formas de quejarnos encontramos en el camino, porque el estado tiene deberes con nosotros, eso es cierto, pero no importa cuánto dinero desembolse el gobierno en la limpieza pública, seguridad o mejoras en áreas verdes si nosotros no dejamos de tener estas malas costumbres de caminar por el césped, abandonar animales, botar la basura en la calle, pintar las paredes sin consentimiento alguno y otras de las miles cosas que hacemos mal todos los días.


A veces, es difícil mantener la fe en una sociedad como esta, tratar de soñar en algo mejor siempre termina con un doloroso choque de realidad, pero tengo la oportunidad de que cada sábado toda esa fe, esa emoción y ese amor por mi país renazca una vez y me diga; hey, mírame, acá estoy y vamos a poder con esto. Hacer voluntariado es un respiro que, ojalá, todos tuvieran como un estilo de vida y no solo como algo ocasional.


La Municipalidad de Lima fomenta muchos voluntariados ambientales, pero si quieres más opciones tienes a Crea+ que es un voluntariado que apuesta por la educación de los niños de bajos recursos o si quieres hacer algo por tu cuenta también es grandioso, no te desanimes, así empezó Lizeth Rodríguez, regidora del distrito de Comas que junto con su novio, Antonio, hacen campañas de esterilización a costo social, los puedes encontrar como “Colitas Solidarias” en Facebook. Su convicción por el cambio fue tan fuerte que se involucró en la política solo para dar conciencia a la gente sobre los animales abandonados y con el tiempo, el alcalde comeño, Raúl Díaz empezó a financiarlo y todo partió de una idea loca que tuvo un día cualquiera. Este puede ser tu día cualquiera.


Haz la diferencia, arriésgate y toma ese voluntariado. Ayuda a ayudar y créeme que no te vas a arrepentir porque la risa de los niños, las preguntas, las noches que dedicas haciendo tu material para dar una clase a niños que aún están en el curioso camino de descubrir su vocación, es fascinante. Es inefable. No importa cuantos adjetivos busque en la RAE en este momento, no hay palabra para describir ese sentimiento de saber que por ti, el cambio es posible y está sucediendo justo ahora.

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page