top of page
  • Foto del escritorRedacción

Marcial Molina Richter: La Celebración de la Memoria en la VII FILAY

La VII Feria Internacional del Libro de Ayacucho (FILAY) no solo se esfuerza por promover la lectura en personas de todas las edades, sino que también busca rendir homenaje a aquellos escritores destacados de la región que han enriquecido la cultura con su legado literario. Es por ello que se ha organizado un evento especial en honor a la destacada carrera de Marcial Molina Richter, el autor del poema "Ayacucho hora nona o La Palabra de los Muertos", una obra que ha trascendido fronteras con sus traducciones a múltiples idiomas y numerosas ediciones.



La memoria como legado


Marcial Molina Richter, oriundo de Huamanga y nacido en 1946, es una figura que no solo destaca como poeta, sino también como docente en la Universidad de Huamanga. A lo largo de su trayectoria literaria, ha dado vida a varias obras notables, como "Buril de la Memoria o la Partida" en 1982, "Confesiones y Diálogos o la Búsqueda" en 1986, "La Fiesta de la Lira" en 1985 y "Amor entre las Tumbas" en 2005. Sin embargo, su obra de mayor impacto a nivel nacional es, sin lugar a dudas, "La Palabra de los Muertos o Ayacucho Hora Nona".


Este poema adentra a los lectores en el contexto de la cruenta guerra interna que sacudió a la nación peruana durante más de una década. Es un canto que narra muertes, desapariciones, heridas, gritos desesperados y feroces enfrentamientos entre el movimiento subversivo y las fuerzas armadas. A través de esta narración, se reflejan los estragos que afectaron a toda una generación.


En Ayacucho, la esperanza persiste, y la poesía emerge de manera imperiosa y misteriosa, a pesar de que muchos libros fueron objeto de quema, incineración, entierro o lanzados a las aguas del río.


Una poética única


La obra de Molina Richter se ha dedicado a plasmar la identidad y la realidad de Ayacucho, una región en Perú. Esta devoción se manifiesta de manera destacada en su obra "La Palabra de los Muertos" o "Ayacucho hora nona". Sin embargo, este poema presenta un conflicto de identidad en el que dos perspectivas chocan en un intento por definir la verdad sobre Ayacucho. Una de estas perspectivas pinta un cuadro positivo y utópico de la región, mientras que la otra la describe de manera negativa y desdeñosa.


Ambas perspectivas se caracterizan por su exageración y emotividad en las descripciones. Por un lado, la voz positiva retrata a Ayacucho como un paraíso perfecto, mientras que la voz negativa la representa como un lugar de sufrimiento y muerte. Estas dos visiones extremas provocan que el sujeto lírico, quien personifica a Ayacucho, no logre establecer una identidad sólida.


El conflicto se intensifica cuando la voz positiva intenta destacar la historia y la identidad de Ayacucho, pero la voz negativa la desacredita, insinuando que Ayacucho carece de historia y que sus habitantes son inferiores. Esto lleva al sujeto lírico a sentirse como un "muerto," excluido y desprovisto de historia.


En la segunda parte del poema, el autor se esfuerza por reconciliar estas dos visiones opuestas mediante la creación de una narrativa mítica que entrelaza el pasado ancestral de Ayacucho con su historia más reciente. Sin embargo, este intento de reconciliación no resuelve el conflicto, y el sujeto lírico continúa luchando por encontrar una identidad coherente.


El poema de Marcial Molina Richter explora el conflicto de identidad en Ayacucho a través de dos voces extremas y apasionadas, representando la lucha del sujeto lírico por definir su identidad en un lugar marcado por la historia y el sufrimiento.


Datos sobre el evento


La ceremonia en honor a Marcial Molina Richter se llevará a cabo el miércoles 25 de octubre a las 8pm en la Plaza Mayor de Huamanga. El evento contará con la participación de destacados nombres como Atilio Rivera, Carlos Huamán, Urbano Muñoz y Willy Del Pozo.

225 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page