top of page
  • Foto del escritorRedacción

¡Ley Polémica Pondría en Peligro el Cine Peruano!

Congresista Adriana Tudela presenta proyecto que amenazaría la producción cinematográfica nacional, desatando la indignación de la industria.



En medio de ataques desde diversos sectores políticos a las industrias culturales en el Perú, un nuevo proyecto de ley, presentado por la congresista Adriana Tudela (Avanza País), pone en riesgo la producción cinematográfica nacional.

Trabajadores audiovisuales y gremios de la industria de cine de todo el Perú han firmado un pronunciamiento en rechazo a la Ley Tudela, denunciando que esta "atenta contra valores fundamentales de nuestra cinematografía al limitar al cine como actividad únicamente mercantil al servicio de la rentabilidad y el turismo".

El proyecto de ley, firmado también por los congresistas Alejandro Cavero y Patricia Chirinos y elaborado sin consultar con ningún gremio del rubro, busca modificar la ley de cine vigente (DU 022-2019) para limitar su alcance y promover la inversión de producciones internacionales en territorio peruano, en desmedro de la producción regional.

"La falta de incentivos reales para invertir en producciones audiovisuales ha resultado en que seamos un país poco atractivo para la industria, perdiendo oportunidades de inversión en diversos sectores relacionados, como el turismo, la hotelería y el audiovisual. Caso actual fue el de la producción de la película 'Paddington en Perú', la cual sería filmada principalmente en Colombia, debido a la falta de incentivos y a la alta cantidad de barreras burocráticas nacionales y locales para filmar en el Perú".

La pretensión de esta "Ley Paddington" sería promover la inversión extranjera en el país, sobre todo en nuestra aún naciente industria cinematográfica. Sin embargo, los y las trabajadoras de cine peruanas argumentan que esta promoción se daría a costa de los incentivos destinados a las producciones de cine indígena. El proyecto planta como "discriminación positiva" el que existan subsidios del estado a películas en lenguas originarias.

"...estos subsidios están pensados principalmente para producciones nacionales, creando además un marco de clara discriminación positiva en favor de producciones en lenguas indígenas u originarias (...). En ese sentido, se observa que la intención de la norma no es promover la inversión en el Perú gracias a la industria cinematográfica sino, únicamente, fomentar la creación de obras audiovisuales en favor de la cultura nacional, con prioridad en poblaciones específicas".

Pero estos no serían los únicos peligros que traería la ley. El colectivo "En defensa del cine peruano" expone otros puntos críticos como:

  • La propuesta de crear la "Ventanilla única de autorizaciones de filmación en territorio peruano" a cargo de PROMPERÚ, a la que se someterían incluso producciones nacionales. Esta iniciativa es peligrosa pues no expone los criterios para brindar dichas autorizaciones.

  • La propuesta de que "el monto asignado para el otorgamiento de estímulos no podrá superar el 50% del coste de producción cinematográfica o audiovisual". Esta propuesta excluiría inexplicablemente a la gran mayoría de las producciones nacionales, sobre todo en regiones fuera de Lima, que logran financiarse solo con los fondos del Estado.

  • La destinación de estímulos económicos solo para las grabaciones, sin mencionar las otras fases del proceso cinematográfico, demostrando un profundo desconocimiento de la actividad audiovisual.

  • La omisión de puntos fundamentales de la ley actual, como el incentivo a la actividad cinematográfica regional y el estímulo a la promoción de exhibición alternativa.

Bajo el marco de la actual ley de cine, la industria lleva años de crecimiento que han incluido una mayor democratización de los recursos para las producciones cinematográficas, permitiendo la creación de obras de suma importancia para la filmografía nacional como "Wiñaypacha" y "Willaq Pirqa". Fue una ley producto de "décadas de maduración de nuestro cine", elaborada con la "participación de diversas asociaciones gremiales", que ha permitido que se lleguen a realizar alrededor de 70 largometrajes al año, además de cortos y demás experiencias cinematográficas. Los gremios y asociaciones de trabajadores del cine nacional hacen un llamado a la sociedad civil para sumarse a la defensa de nuestro cine, y de no seguir permitiendo atropellos contra la cultura y la identidad cultural de nuestro país de manos de este gobierno y este congreso.

85 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page