top of page
  • Foto del escritorEduardo Agurto

Lecciones y decepciones: el reto de la derecha para reinventarse

El cambio, la frustración, y el absurdo intento de golpe de Estado han dejado grandes desafíos para el gobierno, que debe emprender con decisión y prudencia las reformas políticas necesarias para preservar la democracia.



Aunque la conocida frase, «no escupas al cielo», advierte que el arrogante con frecuencia recibe su merecido, en campaña, Castillo no escatimó en retar a su contendiente a un debate en un centro penitenciario. Hoy, el interno del penal de Barbadillo demuestra a dónde se puede llegar con arrogancia e improvisación.

Las nueve carpetas fiscales contra el chotano con sombrero de palma lograron cercar sus

posibilidades. Tras dar un movimiento solitario, el Perú vio en señal abierta el triste desenlace de un presidente que se sentenciaba voluntariamente.

Sin embargo, superada la última maniobra del "hombre del pueblo" que pretendía evadir el

rosario de investigaciones que pesan en su contra, nos queda pensar en la necesidad de una oposición parlamentaria visible y efectiva. Recordemos que el Poder Legislativo no utilizó los mecanismos constitucionalmente reconocidos para enfrentar la podredumbre del Ejecutivo, si no hasta que el vacado mandatorio asestó contra el sistema democrático.

El Parlamento cerró el año con una desaprobación del 85% según la última encuesta de IEP. La inoperatividad para trabajar por las aspiraciones y anhelos de los diversos sectores de la sociedad peruana, no han hecho más que afianzar el sentimiento de desconfianza con sus representantes. De hecho, las protestas que siguieron al cambio de mando son parte del reclamo que refleja el descontento popular.

Respecto a esto último, es importante señalar que la agenda planteada por estas protestas parece haber sido tomada como una plataforma política motivada por el poder perdido. Los radicales de izquierda, que toman plazas y aeropuertos, queman propiedad privada, saquean y secuestran, son el reflejo más cercano de las verdaderas intenciones de estos movimientos minoritarios que juegan una estrategia: caos, desorden y violencia.

Tampoco es posible acceder al extremismo del sur, cuyas demandas de una República

separatista constituyen un ejemplo del proyecto secesionista manejado entre bastidores. No hay espíritu de diálogo ni consenso, pero un proceso de división amenaza la integridad territorial.

El adelanto de elecciones propuesto para el 2024, compromete a las fuerzas demócratas a

trabajar en nuevos liderazgos intelectuales. Los partidos de derecha deben comprender que es necesario mostrar nuevos cuadros con capacidad para resolver problemas. Las personas necesitan escuchar respuestas y una derecha hegemonizada no podrá aspirar a tener el poder ni legitimidad para gobernar en representación de las mayorías.

204 visualizaciones2 comentarios

2 comentarios


Legión Patriota
Legión Patriota
08 ene 2023

En realidad la derecha en Peru no se esta reinventando, apenas recien aparece y es una derecha popular desorganizada sin lider ni partido politico que la oriente. Hoy en dia este nuevo movimiento es en respuesta a la centro-izquierda y la izquierda que han gobernado a Peru por los ultimos 25 años y mal. Una gran parte de peruanos han cruzado el rio para comvertirse en la oposicion politica de aquella derecha critica desorganizada.

Me gusta

fabianayvu
06 ene 2023

Comparto la misma opinión, es muy importante saber cómo se desarrolla la política en nuestro país. Así mismo, ver cómo afecta y buscar nuevas soluciones es lo que necesitamos ahora mismo. Felicitar al autor de este artículo por una gran apreciación referente a lo que vivimos hoy en día.

Me gusta
bottom of page