top of page
  • Foto del escritorRedacción

"Hemos tocado fondo": Bolivia se queda sin reservas de gas natural

El mandatario boliviano admite crisis extrema mientras se agotan las reservas de gas



El presidente boliviano Luis Arce, en un comunicado público, ha reconocido el agotamiento de las reservas de gas natural en el país y la necesidad de interrumpir las exportaciones hacia Argentina y Brasil. Esta situación deja un vacío considerable en la economía nacional del país vecino.


Arce, quien ejerció un rol destacado en la gestión económica desde su tiempo como ministro en el gobierno de Evo Morales a partir de 2006, ha optado por romper con la línea tradicional de su partido y admitir lo que ya era ampliamente conocido: la extinción de las reservas de gas.


Durante la administración de Morales, se agotaron en exceso las reservas que habían sido acumuladas por gobiernos previos, a los cuales el partido MAS denomina "neoliberales". Estos gobiernos habían atraído inversiones que permitieron descubrir grandes bolsas de gas que, en la actualidad, están completamente agotadas.


Las exportaciones alcanzaron un pico de 60 millones de metros cúbicos diarios a Argentina y Brasil, generando ingresos superiores a los 35,000 millones de dólares. Sin embargo, según críticos como Antonio Saravia, opositor al gobierno, estos recursos se utilizaron de manera ineficiente, destinados a proyectos costosos y poco útiles, conocidos como "elefantes blancos".


"Hemos tocado fondo", expresó Arce en Oruro, donde le informaron que las gobernaciones y alcaldías ya no estaban recibiendo los fondos derivados de las exportaciones de gas que solían utilizar para sufragar sueldos y afrontar compromisos financieros.


La escasez de gas es tan grave que el experto Álvaro Ríos pronostica que Bolivia deberá importar gas para uso interno en 2029, cuando se agoten por completo las reservas. Esto representaría un gasto anual de 5,700 millones de dólares en importaciones de gas, además de los gastos actuales en gasolina y diésel.


Hugo del Granado, otro experto en el sector, señala que las exportaciones de gas llegaron a generar ingresos incluso mayores en 2014, pero comenzaron a disminuir debido a la declinación en la producción de los campos en explotación. Critica que los gobiernos del MAS se enfocaron en la explotación intensiva en lugar de la exploración y el aumento de las reservas.


Además, se suma la preocupación de que el gobierno boliviano intenta evitar multas por incumplimiento en los envíos de gas hacia Argentina. Se ha propuesto una nueva adenda al contrato, pero no ha recibido respuesta por parte del gobierno argentino. Esto ha llevado a la propuesta de un "contrato interrumpible", lo que significaría que Bolivia solo enviará gas cuando esté disponible, lo que amenaza el suministro en el norte argentino.


José Carlos Sánchez Berzain señala que las provincias argentinas no pueden depender del gas boliviano ni del gas de Vaca Muerta, ya que ambas fuentes enfrentan problemas de suministro debido a la gestión ineficiente.


Finalmente, se critica la falta de autocrítica por parte del presidente Arce y el partido MAS, quienes han perpetuado una política petrolera deficiente desde 2006. A pesar de autodenominarse socialistas, se espera que reconozcan sus errores y se comprometan a enmendar la situación en el sector petrolero.

654 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page