top of page
  • Foto del escritorAldo A. Lorenzzi Bolaños

El efecto Milei en Davos

El Foro de Davos podría considerarse uno de los eventos más relevantes en materia de economía en el mundo actual. En esta nueva edición, realizada del 15 al 19 de enero de 2024, una de las sorpresas más destacadas fue la participación del economista libertario, académico y escritor Javier Gerardo Milei, quien hace poco asumió la presidencia de la República Argentina, generando, en algunos, dudas sobre si su gestión llevaría al país al despeñadero, una incertidumbre que solo el tiempo resolverá.



Milei ha sabido sortear esas ideas en contra y el día de su presentación en el Foro de Davos dio uno de los discursos más brillantes de los últimos años. Para muchos, su mensaje, que en este artículo comentaremos, dirigido a representantes de casi 100 gobiernos y cerca de 1000 empresarios presentes en Davos, Suiza, ofreció una perspectiva diferente.


Este año, la idea fuerza de Davos fue “Reconstruir la Confianza” y es muy probable que el presidente de Argentina se haya trazado ese objetivo para su pueblo: reconstruir la confianza de los ciudadanos. Vale la pena analizar algunas ideas expresadas en su discurso:


“Occidente se encuentra bajo una visión del mundo que lo está conduciendo al socialismo y, por ende, a la pobreza”. Algo real en muchos de los países de la región que en la actualidad tienen gobiernos de corte socialista-izquierdista, que lo único que han logrado es pobreza, precariedad, represión y corrupción. Estas personas creen que el poder es un fin, cuando el poder es un medio para que las sociedades puedan gozar de calidad de vida a base de su esfuerzo y tener servicios básicos de calidad que el Estado les brinda gracias al esfuerzo de ellos mismos.


“Los experimentos colectivistas nunca son la solución a los problemas que aquejan a los ciudadanos del mundo”. Desde que se pensó que la justicia social estaba orientada a una distribución justa de los recursos, hay más pobres y este fenómeno no cambió en los últimos años -ni cambiará- si no se cuenta con un Estado promotor de la libre empresa y no interventor ni clientelista. Los socialistas quieren más pobres que dependan de ellos.


“El capitalismo de libre empresa es el único sistema posible para terminar con la pobreza en el mundo”. La propiedad de los factores de producción y decisiones basadas en el interés propio son fundamentales.


“Dicen que el capitalismo es malo porque es individualista”. Esa idea, que durante muchos años ha venido pregonando la izquierda, es una falacia, ya que muchos países han tomado al capitalismo como un medio de desarrollo y han podido cohesionar como sociedad el individualismo. El emprendimiento permite a los seres humanos gestionar su propio futuro; si aprendemos a gestionar un futuro al servicio de los demás desde el individualismo, las sociedades serán más saludables.


“El Estado castiga al capitalista por tener éxito y lo bloquea en este proceso de descubrimiento, destruye sus incentivos y la consecuencia de ello es que va a producir menos”. En ese sentido, tenemos ejemplos muy claros como Cuba y Venezuela, con una pobreza extrema, mientras que China sí tuvo la visión de un umbral capitalista y se ha convertido en el gigante asiático. Los gobiernos de izquierda piensan que poniéndoles más impuestos a los ciudadanos y desapareciendo la clase media ya han vencido.


"Milton Friedman decía: ‘Puedo odiar a mi vecino, pero si no compra mi producto, voy a la quiebra’". Esta frase de Friedman, que sentó las bases para el orden macroeconómico monetarista entre 1980 y 2008, podría ser una de las bases del liberalismo y, bajo esta lógica, nos conduciría a una sociedad con mayor tolerancia y convivencia.


“Gracias al capitalismo de libre empresa, el mundo se encuentra en su mejor momento. No hubo nunca en toda la historia de la humanidad un momento de mayor prosperidad en la que vivimos”. Hoy, el mundo vive una bonanza económica sin precedentes; sin embargo, esto no se refleja en las sociedades, y no por culpa del capitalismo, sino por culpa de la corrupción que está organizada de manera muy estructurada en los Estados y no permite que esta prosperidad llegue a los más pobres.


“Aquellos países que son más libres son 8 veces más ricos que los reprimidos”. Es evidente que en países como Cuba, Venezuela y Nicaragua, la población atraviesa dificultades. La libertad es la única forma en que los Estados puedan encontrar el equilibrio para mejorar las condiciones de vida de las personas. Por otro lado, la represión solo logra que una oligarquía anacrónica, como la que hay en estos países, sea la que concentre el poder y, a través de esto, se apropie de la riqueza del país.


“Solo se puede ser exitoso sirviendo al prójimo y con bienes de calidad”. Los casos de Corea del Sur, Japón, Taiwán y Singapur, por nombrar algunos, son países que en los últimos años han surgido dándole a las personas del mundo productos de buena calidad.


“El libertarismo ya establece la igualdad entre los sexos. La piedra fundacional de nuestro credo dice que todos los hombres somos iguales, que todos tenemos los mismos derechos inalienables otorgados por el Creador”. Esta idea ha sido bastante discutida por mucho tiempo y, es más, el aculturamiento gramsciano ha tratado de hacernos creer que ser hombre es malo y que ser mujer también. ¡Cuánto daño ha hecho el que las sociedades occidentales y americanas destrocen sus tejidos sociales!


“El camino de la prosperidad, la libertad económica, el gobierno limitado y el respeto irrestricto de la propiedad privada son esenciales para el crecimiento económico”. El único camino que los Estados pueden transitar para lograr la prosperidad es el de la libertad. Ningún país bajo represión sale adelante, solo se empobrece más. El emprendimiento es esa capacidad de las personas para generar su propio autoempleo y de esta forma ayudar a los demás dándoles ocupación. Sin embargo, sobre todo en los países de América Latina, esto es visto como opresión. Un gobierno limitado hará que exista menos corrupción y mayor crecimiento, ya que el Estado no sabe repartir los recursos.


“No se dejen amedrentar, no se entreguen a una clase política que lo único que quiere es perpetuarse en el poder. Ustedes son héroes. Ustedes son los creadores del periodo de prosperidad más extraordinario que jamás hayamos vivido”. Los ciudadanos, los empresarios, los emprendedores y todos los que pugnamos por sacar nuestra sociedad adelante, debemos entender que no podemos pactar con gobiernos corruptos que únicamente buscan sacar partido para ellos mismos.


Estas son algunas de las ideas y frases interesantes compartidas por Milei en Davos. El progreso y el desarrollo actualmente van de la mano de Estados que permitan el pleno ejercicio de los derechos ciudadanos.

209 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page