top of page
  • Foto del escritorAldo A. Lorenzzi Bolaños

Diálogos por la Región: Entrevista a Nicolás Quintana (Uruguay)

Esta vez estuvimos con Nicolás Quintana, desde la República Oriental del Uruguay, conversando sobre una visión particular que tiene de su país. Esperemos que, a través de Nicolas, podamos conocer más la situación actual de este bello país de nuestra región.



Son considerados como el país con la democracia más estable de la región. ¿Qué nos puedes decir de esto?


Imaginemos por un instante que estamos frente a un paciente oncológico en estado de salud “estable”. Ciertamente es motivo de alegría, pero lo que uno desea es no padecer la enfermedad. El caso de la democracia en Uruguay es como la de ese paciente oncológico. Tiene una democracia vaciada de contenidos, fracturada, meramente formal; pero que se mantiene estable. Un ejemplo paradigmático es el desprecio directo a los pronunciamientos de democracia directa que ha realizado quien la Constitución designó como el soberano (el pueblo). Dos veces la gente se pronunció a favor de mantener una ley, y sin embargo, entre el poder político en el parlamento, y la Suprema Corte de Justicia; derribaron esa ley. Yo les pregunto a ustedes: ¿Qué democracia puede ser considerada de ejemplo cuando contraría dos pronunciamientos populares directos?


¿Qué podría significar Uruguay para la región desde tu visión?


Uruguay no tiene que significar nada para nadie. Nuestro país debe centrarse en las necesidades de los uruguayos y en una agenda política que resuelva los problemas de los uruguayos. El Uruguay no tiene amigos en otros países, a lo sumo tiene intereses compartidos que circunstancialmente pueden darse, y que claramente con el paso del tiempo corto se terminarán. El Uruguay y toda la región se encuentra en un problema imperial de opresión a través de ideologías foráneas, de un globalismo que nos tiene como colonias culturales de su propaganda “woke”. Volviendo a tu pregunta, lo que podría significar Uruguay para la región, si ordena sus cosas en un futuro, es un faro de esperanza. Un espacio que demuestre que se puede ejercer una rebelión con dignidad ante la imposición del pensamiento único globalista financiado por las elites internacionales. Si Dios quiere, lo veremos en la realidad. Pero hoy, el Uruguay es una nación títere más a las órdenes del imperio global


¿Cómo funciona el sistema de Partidos políticos y representación en el Uruguay?

Según los textos y la ley, el Uruguay tiene una democracia representativa que se ejerce a través de la pertenencia a Partidos Políticos. Esta preponderancia que tienen los mismos ha hecho que tengamos los Partidos más longevos del mundo (Partido Nacional, Partido Colorado). Históricamente este fue un país bipartidista, con solo dos expresiones electorales con viabilidad de llegar al gobierno. Recientemente, la izquierda unida en coalición, rompió ese bipartidismo y tuvo 3 gobiernos consecutivos con mayorías absolutas. Pero en las últimas elecciones volvió a consolidarse el “bipartidismo”, esta vez en la forma de dos coaliciones: la de la izquierda (Frente Amplio) y la otra coalición que no ha tenido la capacidad de ponerse un nombre ni de definir de forma concreta su ideología. Entre los dirigentes que la integramos, la llamamos informalmente Coalición Republicana. Es un proyecto muy reciente y que le falta maduración, pero que sospecho seguirá gozando de buena salud. Hoy está en el gobierno en el Uruguay llevando al Presidente Luis Lacalle Pou al frente de la primera magistratura


¿Consideras que la alternancia de poder se da de la mejor manera en Uruguay?

En Uruguay los Partidos Políticos pueden alternar en el poder sin mayores problemas, lo cual no significa que todo se dé “en la mejor manera”. Desde la perspectiva de la decisión de dar una alternancia por parte del soberano, Uruguay ha demostrado ser bastante pacato al respecto. En el Siglo XX le otorgó prácticamente el monopolio total del gobierno al Partido Colorado, por ejemplo.

¿Hay pobreza, necesidad en Uruguay?


Hay pobreza, hubo pobreza, habrá siempre pobreza. La pobreza no es una patología del sistema de gobierno, es una característica de la realidad. Hay pobreza material y hay pobreza espiritual. Por supuesto, de esta última no tenemos registros y no parece interesarle a nadie. Hablar de la pobreza como un fenómeno a erradicar es propio de una mentalidad que entiende que el éxito o fracaso económico de las personas depende de los gobiernos, depende del Estado. Esta premisa es, por supuesto, absolutamente falsa. En todo caso, los gobiernos buenos pueden entorpecer menos a la gente en su lucha por salir adelante, pero todos los logros económicos en la vida de las personas, son gracias a su esfuerzo. Y todas las dificultades, son cosas de las que se tienen que hacer responsables.


¿Podríamos definir a Uruguay como un país de clase media?


Definir a Uruguay como un país de clases medias, es decir que el Uruguay está desapareciendo. Tengan en cuenta que nuestro país está hoy decreciendo en población. Entiéndase bien lo que digo, no me refiero a que no esté creciendo lo suficiente, me refiero a que está decreciendo. Un país de poco más de 3 millones de habitantes, está dándose el lujo de decrecer en población. Imaginen ustedes que capa de la división en ingresos afecta más. Si pensaron en la clase media, acertaron.


¿Cómo ves la región latinoamericana actualmente?


Sumamente complicada, bajo la égida del Foro de Sao Pablo. No hay nada más preocupante que la realidad actual del continente americano. Digo americano porque también incluyo a los Estados Unidos que tienen un presidente elegido con fraude electoral que está llevando a la que era primer potencia mundial a ser un país tercermundista con inflación, altos precios de combustible, violencia en las calles, fronteras abiertas, pobreza descontrolada y crisis de drogas.

¿Cómo ves el gobierno de Lacalle Pou y al partido Nacional?


Sobre el Partido Nacional, me limito simplemente a mencionar que hace poco más de un año envió una carta de saludo y felicitación al Partido Comunista Chino, cerrando con el deseo de seguir estrechando los vínculos Inter partidarios. Creo que con eso está clarísimo lo que calza el Partido Nacional. Sobre el gobierno, estamos ante una gestión correcta, en algunos casos buena, en otros hasta muy buena. Sobre todo estamos ante un gobierno, a diferencia de lo que tendríamos si al frente del país estuviera la coalición de izquierdas. En ese caso, tendríamos un caos de derroche de gastos, inestabilidad económica y expansión de la delincuencia. Oscurece esta gestión de gobierno la voluntad determinada de arrodillarse ante el globalismo, la agenda 2030, el femibolchismo, los lobbies LGBT (con todas las letras que quieran agregar). No votamos a este gobierno para eso, y no prometieron eso en campaña electoral.


Actualmente ¿Cuáles son las necesidades del Uruguay como sociedad?


Independencia, fundamentalmente. Estamos en un momento similar al que vivimos en nuestras luchas independentistas. Hoy tenemos la necesidad, como la tuvimos en un inicio, de luchar para auto determinarnos. Luchar contra un adversario extranjero, que nos supera en números y financiamiento, que viene con vocación imperial y que pide sangre de los orientales. Ningún otro desafío del país se acerca al de conseguir de una vez por todas la independencia del globalismo y sus imposiciones abortistas, eutanásicas, de genuflexión y de entrega.


¿Cuál es tu opinión de la izquierda uruguaya?


La izquierda del Uruguay ha llevado adelante los 3 peores gobiernos de la historia del Uruguay, dejando en este país en manos del crimen organizado (por primera vez en su historia) y el narcotráfico. Sus actores principales, hace unas pocas décadas estaban asesinando por la espalda, robando bancos y secuestrando para tomar el gobierno por la fuerza. La vocación democrática de la izquierda uruguaya es una burla, un chiste de muy mal gusto. Las políticas de la izquierda en Uruguay nos han llevado a tomar un gobierno con casi un 6% de déficit (¡¡seis por ciento de déficit!!), la inseguridad en números nunca antes vistos, la salud totalmente desprovista de preparación para lo que se nos iba a venir (pandemia), la educación en su punto más bajo histórico (niveles educativos a la altura de países africanos). La izquierda uruguaya es la ecuación del desastre total.


¿Cómo ves a la región en este 2023?


Creo que, por las respuestas anteriores, queda claro que mi visión de lo que se viene es muy complicada. Especialmente si Estados Unidos no pone un liderazgo serio y nos sigue imponiendo bailar al ritmo de un ilegítimo senil.


¿Cuánto depende Uruguay políticamente, económicamente y comercialmente de sus vecinos?


Uruguay tiene una dependencia total, completa y absoluta. Una de las buenas cosas que está haciendo este gobierno es intentar blindar al Uruguay de esa dependencia, solucionando unos de los grandes canceres que tenemos: el Mercosur. Uruguay tiene la posibilidad de abrirse al mundo, comerciar con todos en las mejores condiciones posibles, y trascender las limitaciones de una región que viene mal y pinta peor. La pregunta es, ¿podremos imponernos a los colosos en Brasil y Argentina?



256 visualizaciones0 comentarios

Yorumlar


bottom of page