top of page
  • Foto del escritorMauricio Verdeguer

Tiene el "Tanke" cargado

Jesús Arias y la tecnología son aliados estratégicos. Un narrador deportivo con más de 23 años de trayectoria, describe y explica el cambio generacional de la profesión en esta era digital.




No es una guerra, sino más bien una alianza. Así se percibe la locución dentro del periodismo tras el enorme avance de la tecnología. Más aún si es respecto a la narración deportiva. Pues, es uno de los pocos trabajos que no se ven amenazados por el avance tecnológico, sino, más bien, beneficiados del mismo. Esas son las impresiones de un experimentado locutor deportivo como lo es Jesús Arias, alias el ´Tanke´.


Para entender el contexto de las declaraciones, es necesario conocer primero al personaje. El ´Tanke´ inició como locutor deportivo en 1998, con tan solo 20 años. Su ingenio y voz lo llevaron tres años después a la televisión para las eliminatorias de Corea-Japón 2002, comenta Jesús, nostálgicamente, mientras su mente se hace la idea de que ya va a cumplir 20 años en dicho medio, como si fueran una especie de bodas de porcelana. Pues ha sido él, uno de los mayores testigos y exponentes de la evolución de la locución deportiva en esta nueva era.


En una entrevista con el también periodista Alan Diez, Jesús comentó cómo surgió el apodo de ´Tanke´. “Eran los entrenamientos para un partido de fútbol por el día del periodista, y el entrenador era Vicente Cisneros. Entonces se me acerca y me dice ‘tienes que ir a friccionar con los centrales del equipo contrario. Ellos son físicamente mejor dotados, así que tú vas a ir chocar, porque eres el Tanke´. Más de dos décadas pasaron y el apodo se quedó, aunque a mi mamá no le gustaba al comienzo”, declaraba entre risas.


“Hoy tengo mayor precisión en cuanto a la identificación de los futbolistas”, afirmaba el periodista de RPP, GolTV y Latina, mientras pedía una pausa en la charla para comprar su Skinny Vanilla Latte, en tamaño Venti, por supuesto, con dos edulcorantes y leche sin lactosa. Pues, siente que la tecnología llegó para facilitar las cosas en el periodismo, aunque de maneras impensadas y radicales.


Para entender la magnitud del crecimiento de la narración deportiva, debido a la tecnología, es importante remontarse al surgimiento de esta profesión en el país. En el artículo “La historia de la locución deportiva en el Perú” por Jaime F. Pulgar Vidal, se detalla con exactitud las raíces de la inclusión del deporte en la educación, así como las primeras influencias extranjeras que tuvo el periodismo con un enfoque deportivo. Asimismo, cómo se fueron desarrollando las primeras transmisiones deportivas radiales (1927), de las cuales, desafortunadamente, no quedan rastros. Con el tiempo aparecería la televisión y las transmisiones digitales, y en un futuro, quizás, mayores variedades, pero si hay algo que se mantendrá igual, eso será la cálida voz de un comunicador con emociones, vivencias, pasión y corazón.


En el siglo XX los relatos deportivos, si bien podían encontrarse excepciones, constaban de narraciones más sobrias, neutrales. Es decir, carecían en ciertos aspectos de la efusividad y emoción de hoy en día. Sin embargo, y como bien acotó el ´Tanke´: “no porque un relato sea más populista significa que sea mejor”.


Volviendo con el personaje de esta “guerra” ciber humana y tras un brevísimo coffee break, y una conversación de relleno, Jesús retomó con un pequeño descontento - evidenciado por el tono de su voz y el alza de sus hombros hasta sus orejas - que le deja este avance tecnológico. Al contar con mayor acceso de canales internacionales y, por ende, de transmisiones extranjeras, es que las nuevas generaciones están creciendo con una base distinta a la que tuvieron los actuales relatores nacionales. Para el periodista de 43 años, la narración televisiva peruana está sufriendo una aculturación, en la que por tratar de imitar a exitosos narradores extranjeros o por ganar más likes se pierde el estilo propio. Algo que, en definitiva, sería una lástima para un país que ha contado con estilos originales como el de Humberto Martínez Morosini, ‘Micky’ Rospigliosi, Daniel Peredo, e incluso el mismísimo ‘Tanke’.


Pese a su crítica, el artífice de frases como “¡OOYEEE!, ESTABAAAS SOOOLOO” o “TRES MAS Y NOS VAMOS”, asegura que respeta todos los estilos y formas. Pero considera que el narrador deportivo debe adaptarse a las tendencias y tratar de insertarlas en sus relatos. Todo esto sin perder su esencia ni forzar grandes cambios: “La chispa la tienes o no la tienes. No se puede forzar. Tu eres o no eres gracioso. Si te quieres hacer el gracioso, la gente se va a dar cuenta”.


Para el ´Tanke´ otro de los cambios más radicales en la locución deportiva, siendo más específico, en el fútbol, se da en la exigencia hacia el narrador. “Yo creo que antes si te podía alcanzar con tener solo una buena voz (…) hoy tienes que conocer más el juego, estás más expuesto. Ahora, hay más gente que entiende el fútbol, que toman cursos, leen, ven videos. Hay mucho material audiovisual que te apoya con el entendimiento. Conoces más sobre lo táctico y lo técnico”.


En otras palabras, el avance de la tecnología ha forzado a que los locutores no solo se preocupen por la voz, sino, también, por un contenido más completo y directo. Como bien mencionó el reconocido relator argentino Miguel Simón en una entrevista para el diario La Nación: “Si uno quiere material de cloaca, lo encuentra, y si quiere material de museo, también”, refiriéndose tanto a elogios como críticas que un periodista puede recibir a través de las redes sociales.


Cabe resaltar que con la invención de la web 2.0 se crearon plataformas en las que el público tiene un acceso directo hacia los mismos relatores. Dentro de ese contacto se puede facilitar información, rectificar alguna data errónea o incluso criticar algún comentario o postura. Es en todo caso un arma de doble filo con la que tienen que convivir los narradores hoy en día.


Además, es importante acotar que para el ´Tanke´ la voz no hay que tenerla, hay que trabajarla. Y él es un claro ejemplo de ello, pues hace unos meses reveló lo duro que fue incursionar como locutor. “A mí me dijeron ´tú no tienes voz para narrar, porque no pruebas como presentador de música de radio romántica´”, declaraba sonriente con la satisfacción de haber callado más de una boca. Hoy en día la preparación de la voz es más especializada y es otra faceta que la tecnología facilitó.


Así como en la voz, la preparación en todo aspecto de la locución es diferente, pues lo único que se necesita tener a la mano, ahora, es un teléfono. Pero fiel a su vieja escuela, el ´Tanke´ es de los que todavía usa papel y lápiz, y a mucha honra. Al ser preguntado sobre el tema ni se inmutó en recalcarlo, y fue embalado hacia su maletera a recoger su cuaderno. “Yo copiando, pues, se me van quedando los nombres. Todos los partidos que narro están acá (…) me ahorra chamba”, declaraba, convencido notoriamente de lo que afirmaba, y mientras enseñaba su libreta con más nombres que los créditos finales de una película nominada al Óscar.


En todo caso, y por mucho que avance el mundo y salgan las tablets en 3D y los IPhone ZS, habrá cosas que la tecnología nunca podrá cambiar. Podrán crear un software que pueda narrar, pero para Jesús no será igual. Pues en una transmisión, el narrador tiene que, valga la redundancia, transmitir. Una inteligencia artificial no podrá transmitir emociones y experiencias como lo hace una persona. Y eso es lo que hace que la locución deportiva y el avance tecnológico se encuentren, con bandera blanca, en un tratado de paz. Mientras más avance la tecnología, mayor arsenal tendrá el periodista. Mientras más avance la tecnología, mejor alineadas estarán las transmisiones deportivas. Mientras más avance la tecnología, más cargado se encontrará el ´Tanke´.

2 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page